Retos

5/02/2018

Es esta época de nuevos comienzos, de fijación de metas y de fuerzas renovadas para conseguir llegar allá donde uno se proponga. Comienzan las colecciones, las suscripciones a talleres de cocina, a gimnasios, a clases de baile y a artes marciales. Las consultas de psicólogos se llenan, las de los nutricionistas también y no se quedan atrás las academias de toda índole… Es un goteo continuo que explota en estas primeras semanas del año. Y es que parece que esas doce campanadas que resuenan desde las plazas españolas nos tocan con sus ondas mágicas y nos convencen de que a partir del día dos de enero (el uno no, porque es fiesta) podremos conseguir todo aquello con lo que soñamos. Es una bonita fantasía. Y no quisiera desilusionar a nadie, faltaría más. Pero la realidades que el día dos de enero somos los mismos que hemos sido los trescientos sesenta y cinco días anteriores: somos los mismos perezosos y miedosos.

 

retos_maria_jeunet.jpgImagen: Whitney Justesen

 

Aún así, me gusta recrearme en la idea de que enero marca un nuevo comienzo. De que es una nueva oportunidad para dar lo mejor de nosotros mismos. Para construir un yo mejorado y más feliz. Cada día que la Tierra gira en estos días de invierno consigue para nosotros un poquito más de luz. Si una mole como esa (que nos sostiene en este instante) puede hacer algo tan maravilloso, ¿no podremos cada uno de nosotros ser más animosos, optimistas y generosos? ¿No podremos entrenar nuestra fuerza de voluntad y dejar la pereza o los miedos atrás? Muchos lo vamos a intentar. Yo me propongo llevar una vida más activa (que me gusta demasiado mi silla de trabajo), también quiero escribir más y mejor (aunque sea un poco incompatible con eso de no tener una vida sedentaria…), deseo que mis ilusiones crezcan y quiero por encima de todo, poder reírme de la vida. Porque la vida es un suspiro, un pestañeo y cada día que la Tierra gira decimos adiós a una parte de nosotros que nunca volverá… Hagamos que cada día cuente, eso es.

2015 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos